domingo, 30 de junio de 2013

25-03-13. Asakusa, Shinjuku y Shibuya


No estaba muy seguro de cuales iban a ser los horarios de entrenamiento, y tampoco tenía muy claro cuánto iba a tardar en llegar, así que, por si acaso, a levantarse pronto. Bien, llegué al dojo a las 8:50. Y el entrenamiento comenzaba a las 9:30. Pero aun así ya había gente allí. Aproveché para hacer fotos a los horarios de la semana, al dojo, a calentar un poquillo… Y en seguida comenzamos, antes de tiempo. Total, más de dos horas, con alguna interrupción para descansar. Se me pasaron rapidísimo.


A la vuelta, aun a riesgo de llegar tarde a la cita con Adela (de hecho, llegué tarde), paré en Ayase a comprar un hakama y bordar unos cintos. Lo de los cintos no lo tenía pensado, se me ocurrió sobre la marcha, pero creo que mereció la pena. Me lié un poco con el metro, entre línea Express, Rapid, Superrapid… Metro, JR… Anduve de arriba abajo hasta que me orienté… Y es que en esa estación en concreto coinciden las paradas de las dos compañías, y da lo mismo dónde te montes…

Mientras, Adela había estado disfrutando de su mañana por el mercado de Ameyoko.
Cuando nos encontramos nos dirigimos a Asakusa, intentando explicar a Adela cómo podía llegar ella por su cuenta, buscando puntos de referencia que le pudieran servir: edificios, tiendas, escaparates…

La calle principal estaba tan llena como siempre, y después de mirar en varias tiendas ya hicimos las primeras compras y los primeros encarguitos… 


Después de callejear tranquilamente (todavía estábamos un poco groguis del jet-lag, que al fin y al cabo no llevábamos ni 24 horas allí) nuestro siguiente destino fue Shinjuku, concretamente la tienda de Mic21, que había visto por internet, y donde me proveí, a bastante mejor precio que aquí, de distintos accesorios para foto submarina. También estuvimos callejeando un rato, buscando una tienda de objetivos de segunda mano, pero cuando la encontramos no había nada que rascar. Además el tiempo no acompañaba mucho, y como aquella zona es tan enorme decidimos acercarnos a Shibuya, que yo creo que tiene sitios más asequibles y accesibles para cenar. El tiempo seguía sin acompañar y ya estábamos muertecitos, así que así terminó nuestro primer día en Tokyo y de vuelta al hotel.

sábado, 29 de junio de 2013

24-03-13. Otra vez en Tokyo


Otra vez en Tokyo. Esta vez, además, con Adela. Apenas un año más tarde que la última visita. El viaje en esta ocasión se hizo un poco más pesado, ya que fuimos con Emirates vía Dubai, y claro, no es el camino más corto precisamente. Menos mal que la escala no fue demasiado larga. Lo justo para entretenerse viendo alguna tiendecita en el aeropuerto y cenar una hamburguesa en el Burger King. Además el vuelo “largo” tuvo el aliciente de que lo hicimos en un Airbus A380, el único avión con dos plantas. Bueno, quiero decir, dos pisos, no es que haya dos tiestos ahí puestos…  El vuelo fue muy cómodo, el avión no se meneó en todo el trayecto. Dormimos bastante bien para lo que viene a ser un vuelo, ya que el avión despegó a las 12 de la noche hora de España, y así cogimos el sueño a su hora. Llegamos puntuales al destino, pero claro, entre recoger maletas, control de pasaportes, control de aduanas (que no es lo mismo), cambiar dinero... Y luego otra hora y media en llegar a destino, la estación de Ueno. Total, las diez y media.

Pero a pesar de la paliza que llevábamos encima, no nos pudimos resistir a hacer las primeras fotos de los cerezos en flor, aunque fuera de noche. 




Y a dormir al hotel, que al día siguiente, para variar, como en todos los viajes, a madrugar.